El deseo de Abopa: ¡Feliz día para los Periodistas Agropecuarios!

En Noticias el

“La agricultura, bien ejercida, es capaz por sí sola de aumentar la opulencia de los pueblos hasta un grado casi imposible de calcular. No hay pueblo alguno que pueda prosperar una vez que llegue a desatender a su agricultura”.

La frase corresponde al primer periodista rioplatense Hipólito Vieytes, en Semanario de Agricultura, Industria y Comercio, el 1 de septiembre de 1802, cuando se editó aquel ejemplar, en el inicio de esta historia.

Justamente, es la fecha elegida para celebrar todos los años el Día del Periodista Agropecuario.

La publicación se realizaba en la imprenta de Los Niños Expósitos y salió hasta el 11 de febrero de 1807 con un total de 218 ediciones.

El primer periodista rioplatense Hipólito Vieytes.

Incluso, el Semanario de Agricultura, Industria y Comercio es anterior a La Gazeta de Buenos Ayres que editó Mariano Moreno el 7 de junio de 1810, cuando se apostó a informar, comprometer y vislumbrar un futuro en libertad. Precisamente, de allí que en esa fecha se recuerde el día del periodista.

¿Cuál es el espíritu?

Una forma de expresar el significado del periodista agropecuario lo realizó nuestro asociado José Luis Ibaldi, de Bahía Blanca. Fue durante la reunión que se realizó este miércoles 17 de mayo, en oportunidad de una visita a la planta de Profertil en Ingeniero White. La leyó —y luego publicó— en el programa Mañanas de Campo, que conduce otro socio de Abopa: el Méd. Vet. Carlos Bodanza.

                                                                     Una gran familia

Hay profesiones donde sólo basta mirarnos a los ojos para saber que estamos en familia. Una de ellas es el periodismo y, si particularizamos un poco más, el periodismo agropecuario que agrupa Abopa, la Asociación Bonaerense de Periodistas Agropecuarios.

El miércoles pasado estuve cenando —por gentileza de la firma Profertil— con un numeroso grupo de colegas encabezados por el periodista e ingeniero agrónomo Gerardo Gallo Candolo, presidente de Abopa, que —al día siguiente— visitaron la planta de producción de fertilizantes y el puerto local.

Si bien con algunos ya viene de años un vínculo personal y profesional que me permite señalarlos antes que colegas, amigos; a muchos no los conocía personalmente, aunque sí a través del grupo de Whatsapp o por seguirnos en las redes sociales. Me encontré con gente de Bolívar, Tres Arroyos, Balcarce, del INTA Hilario Ascasubi, Tandil y General Belgrano, entre otros puntos de la geografía bonaerense; y hasta de Entre Ríos. Nos pudimos reconocer con el famoso José “Negro” Casado, a quien sigo bastante en las redes. Como dije al inicio, nos fuimos reconociendo como una gran familia que comparte una vocación.

Acá me detengo, en la vocación. Tener vocación es sentirse llamado por algo. Se trata de una predisposición, de una atracción por algo. Son cosquilleos que sentimos, pero a los que les sumamos aptitudes y actitudes.

Con algunos de estos queridos colegas hablamos de ello de manera natural y así comenzamos a reconocernos. Con los que interactué sentí que afloraba curiosidad, el interés por lo que les rodea a nivel agropecuario, pero sin desinteresarse de lo macro, de ese mosaico irregular que es la realidad política, económica y social, que le da contexto y conforma el todo de un país como la Argentina.

Cada cual sabe que su oficio tiene la particularidad de ser incisivo, de ahondar y desmenuzar los hechos para sintetizarlos luego. Alguna vez alguien dijo que “un periodista necesita ejercitar el previo deseo de conocer, y en eso se asemeja a los filósofos, pero igualmente ha de sentir la necesidad de contar las cosas, y en eso se parece a los juglares”. Seguramente, en esta actividad llevada a cabo en Bahía Blanca, los colegas de Abopa conocieron, pero también van a contar ampliamente en sus diferentes formatos, como juglares que son, lo que experimentaron y hablaron con sus anfitriones.

José Luis Ibaldi, de Mañanas de Campo.

Vuelvo al inicio. Mirarnos a los ojos y reconocernos como una gran familia es algo que debemos valorar los que pertenecemos a Abopa, porque nos une, por sobre todas las cosas, una vocación que nos impulsa día a día a ser fieles a nuestra profesión de periodistas agropecuarios.

Por José Luis Ibaldi / Para Mañanas de Campo / 21-05-2023

Tal vez te interese:

Profundo pesar por el fallecimiento de la colega Mónica Demichelis

El fallecimiento de Mónica Demichelis, producido este domingo 3 de marzo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, produce

Read More...

Expoagro 2024: El IPCVA apuntalará a la actividad desde el Sector Ganadero

Con capacitación, mejoramiento genético, negocios y el trabajo de los criadores, todo reunido en un mismo ámbito, el Instituto

Read More...

IPOD enero: el año comenzó con una brecha de precios campo-góndola de 3,8 veces

Según el Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) elaborado por el sector de Economías Regionales de la

Read More...

Mobile Sliding Menu