Las redes sociales representan una gran oportunidad para la carne argentina

En Noticias el

Una apuesta a Youtube, Whatsapp, Facebook e Instagram.

“Son las plataformas que mayor alcance nos permiten obtener y, a la vez, donde deberíamos desarrollar nuestro contenido”, sostuvo Santiago Zuccherino, especialista en marketing, en el marco del seminario virtual La hora de los jóvenes en la carne argentina, desarrollado por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina.

“Definitivamente, las redes sociales aparecen como una gran oportunidad para la carne argentina. Los nuevos consumidores digitales no sólo compran tecnología, sino cada vez más alimentos y bebidas”, agregó.

Vamos con el ejemplo.

“La comunidad digital de Locos x el Asado posee muchos más seguidores que los principales referentes políticos de la Argentina”, comentó.

“Hoy, la gente sigue no sólo a celebridades en el mundo real, sino a aquellos que crean contenidos de calidad, que me vinculan a un contenido que me llega y que, de alguna manera, me interesa poder compartir con amigos y mi círculo cercano”, explicó.

Zuccherino también se refirió a los precios y a los plazos.

“El presupuesto en redes, además de ser más económico que la publicidad tradicional, permite ser monitoreado día a día y tener contacto con nuestros consumidores. También hacer más eficiente la utilización de ese presupuesto”, comentó.

“Además, la generación de contenidos debe ser el aspecto central a la hora de comunicar”, sostuvo.

El experto de comunicación afirmó que el desafío no es sólo lograr seguidores.

“Debemos apuntar a una comunidad de fans, a gente que quiera compartir mi contenido; que le encante lo que publico de tal manera que le guste comentar, participar y estar pendiente de aquello que vamos a publicar”, sostuvo.

La pregunta es: ¿cómo conectar con la gente?

“Por medio de las emociones. Y esas emociones se conectan a través de lo visual, a través de lo que me atrae o a través de lo que genera nuestro producto con respecto a las otras personas”, explicó.

“Es decir, nuestro producto, por ejemplo la carne, el asado y demás, se comparte con amigos, con relaciones, y es eso lo que genera esa emoción de compartir, no solamente en pensar el producto, sino que es excusa para estar juntos y tener un buen momento”, aseveró.

Zuccherino destacó que, en promedio, cada habitante de nuestro país pasa casi nueve horas conectado por día.

“Queda poco tiempo para otras actividades. Por eso tenemos que entender que la gente no solamente está conectada y no solamente Argentina lo está, sino que estaba todo el día”, aseveró.

Además, especificó que, según la Cámara Argentina de Comercio Electrónico, 8 de cada 10 sesiones son a través de los dispositivos móviles.

“Por eso tenemos que crear no solamente en nuestros sitios, sino también debemos tener contenidos que se adapten a pantallas pequeñas, que puedan ser de fácil lectura y que se entiendan, inclusive, cuando la persona está haciendo otra tarea”, añadió Zuccherino.

Inteligencia narrativa

“Una fuente muy reciente del Food Business News dice que el storytelling ocupa el primer lugar entre las tendencias de comunicación para 2021”, sostuvo Lisandro Bregant, acerca del arte de contar historias y la narrativa inteligente para aplicar en el sector.

“Los consumidores exigen que se cuenten los orígenes de la cadena de producción, o sea, es algo muy interesante, no basta sólo con alimentar, sino que debemos contar los pasos previos hasta que llegamos a la mesa”, sostuvo.

“La primera forma, para contar distinto a la carne, es una sugerencia sencilla: contá vos y que no cuenten otros por vos”, agregó.

Bregant sostuvo que otra forma diferente es hacerlo territorialmente.

“Mostráme territorio, mostráme metro cuadrado, mostráme la producción en vivo, contada por personas reales y con hechos reales; versus yo pongo la diferencia; versus lo que son las campañas de laboratorio, que son las compañías de laboratorio, son comunicaciones de ideas, conceptos en video pensadas por creativos publicitarios que son muy buenos, que están en HD, que realmente cierran a nivel historias, pero que no despiertan ningún tipo de empatía profunda con las audiencias”, explicó.

“Para eso hay que capacitar y formar a embajadoras y embajadores de la carne con técnicas sencillas, entrenables en campos cortos y que haya personas delante de la cadena de la carne”, añadió Bregant.

“Nosotros no amamos las historias, amamos a las personas que cuentan; no amamos la carne, amamos las personas que cocinan carne y amamos a las personas que nos presentan a la carne”, definió el experto en inteligencia narrativa.

Nueva normalidad

“Estamos protagonizando la mayor migración del ser humano. No es ni más ni menos que pasar del mundo real al mundo virtual”, dijo Adrián Bifaretti, jefe de Promoción Interna del IPCVA.

“Vivimos un momento claramente disruptivo, donde lo imposible se vuelve posible. Estamos asistiendo, también, a una aceleración digital fuerte, donde muchos empiezan a tomar a las redes sociales como fuentes de noticias”, aseguró.

“El bombardeo de información con estos nuevos valores, o estas nuevas preocupaciones sobre todo en los más jóvenes, está provocando un cambio en las tendencias alimentarias”, añadió.

“Por eso es importante la realización de estudios de mercado para identificar, justamente, cómo se dan estos cambios. Es importante saber cómo pueden darse, a futuro, el consumo de carne, y el reemplazo del consumo como preocupación del sector”, aseguró Bifaretti.

“Más allá del vegano, los vegetarianos y los cambios en las tendencias alimentarias, estoy visualizando que la pandemia ha acelerado, y mucho, todo lo que tiene que ver con la producción y la comercialización de alimentos similares a la carne, que buscan reemplazarla desde un punto de vista sintético”, dijo.

“Hoy estamos en una etapa de aprender, en términos de comunicación, sobre cómo hay que intervenir en las conversaciones en las redes sociales”, indicó.

“No hay que olvidarse que, detrás del marketing, juegan, y mucho, las ilusiones. Y, por más que entremos en un mundo cada vez más digital, no debemos olvidarnos de las emociones”, aseguró Bifaretti.

La trazabilidad

Luciano (Laucha) Lucchetti, uno de los creadores del programa Locos x el Asado, dijo que hay que darle más información a los consumidores.

“Lo que hoy identificamos es que la gente no sabe lo que está comprando cuando va a la carnicería y, tal vez, el mismo carnicero no sabe qué es lo que está vendiendo”, contó.

“No hay una trazabilidad de la media res cuando llega a la carnicería. Es decir, faltan muchas herramientas, no sólo al carnicero si no al consumidor y eso genera que haya desconfianza o se busque ir por lo más fácil: los cortes más conocidos”, agregó.

Lucchetti recomendó, al sector, informar sobre aspectos específicos del producto, referidos a trazabilidad, categorías y sistemas de engorde.

Sandra Honczar, fundadora de la comunidad virtual Asadoras Argentinas, dijo que se transformó en influencer hace seis años por una simple necesidad: “A las mujeres también nos gusta y podemos hacer un asado”.

“Como asadora, lo último que pude darme cuenta a través de los años es la importancia de poder elegir y darle el valor agregado a cada corte o lo que vamos a consumir”, sostuvo.

“Ya que tenemos la mejor carne, lejos, en nuestros campos, recomiendo darle ese valor a cada plato, o a lo que nosotros consumimos en nuestra casa y en cada receta que estamos haciendo”, aseguró.

Entre los flexitarianos, los veganos y vegetarianos

Eugenia Brusca, del Departamento de Promoción Interna del IPCVA, dijo que los millennials y los centennials son el 60 % de la población mundial.

“Los millennials son impulsores de vida sana, les gusta la personalización, son sibaritas, les gusta lo exclusivo, lo premium, lo inmediato, lo rápido y lo sencillo”, sostuvo.

“También somos recientes mamás pero, a su vez, trabajamos, cumplimos el rol de ama de casas y estudiamos. Por eso, lo rápido, inmediato y sencillo para nosotros es de gran valoración”, agregó.

Sobre los centennials, Brusca comentó que, en la mayoría de los casos, aún no logran independizarse de sus padres, todavía se encuentran estudiando y las compras no dependen de ellos.

“Los más jóvenes son mucho más permeables a la innovación, mucho más que los millennials y también más conscientes de la alimentación saludable”, comentó.

“Tienen una exigencia más grande que los millennials, en cuanto a lo que son certificaciones y etiquetados en toda clase de productos y les gusta lo natural”, sostuvo.

“Son más ‘ecofriendly’ que los millennials; tecnológicos en todos los ámbitos de la vida; nacieron con los dispositivos móviles y representan a la generación de la tecnología”, comentó.

“Con los estudios del IPCVA podemos ver que el 34 % de la población argentina declara no consumir carne, o intenta reducir su consumo”, dijo.

“Esto serían los ‘flexitarianos’ y entre los más jóvenes, los veganos, vegetarianos y flexitarianos tienden a ser muchos más en términos porcentuales. Como promotores de carne vacuna lo debemos tener en cuenta, ya que toda estrategia de marketing está basada a través de conocer a los consumidores, sus ideales, necesidades, preocupaciones, sentimientos y emociones”, explicó Brusca.

Fuente: Prensa IPCVA / Diario La Nueva., de Bahía Blanca / Fotos La Nueva.

 

Tal vez te interese:

Agroexportación: en los primeros siete meses ingresaron más de U$S 20.000 M

De acuerdo con los datos compilados por la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y

Read More...

Ciclo del IPCVA para jóvenes: Agregado de valor con tecnologías exponenciales

Este miércoles 28 desde las 9, y en el marco de los cuatro encuentros para jóvenes de la cadena

Read More...

Informe de GEA: ¿Llegará el trigo a las 20,5 millones de toneladas en 2021/22?

De acuerdo con el último informe de la Guía Estratégica del Agro (GEA), y con el 90 % del

Read More...

Mobile Sliding Menu