Ciafba: Preocupación por falta de conservación y cuidado del recurso suelo

En Noticias el
- Updated

Cuando hablamos de suelo —o aludimos a su deterioro— podemos empezar por el final para entender de qué se trata.

“El horizonte A es la capa superior del suelo y donde se establecen firmemente las raíces de los pastos. A veces, esta capa está oscurecida por otra de horizonte 0. La bioturbación también puede ocurrir. Esta sección cultivable está compuesta por una combinación de partículas de arcilla y arena y, generalmente, es delgada. El horizonte A típicamente tiene un tono oscuro debido a la presencia de humus o materia orgánica en descomposición, aunque el mineral es el componente principal”, define ecologiaverde.com

La problemática es afín con la región productiva del sudoeste bonaerense, donde la variabilidad climática (el paso superior al cambio climático) deja cada vez menos espacio para las prácticas agropecuarias (siendo una de sus características en la región semiárida).

No son pocos los trabajos profesionales regionales que se publican periódicamente, varios de ellos desde la Estación Experimental Agropecuario (EEA) del INTA de Hilario Ascasubi, en el distrito de Villarino, un enclave extremo de escasez de precipitaciones del sur de la provincia de Buenos Aires.

Ampliando más la visión, el Ing. Agr. Horacio Repetto (MP 00146), del Colegio de Ingenieros Agrónomos y Forestales de la Provincia de Buenos Aires (Ciafba) Región Sudeste, afirma: “Cuando se observa que la tierra no nos deja ver mientras transitamos por la ruta, en el oeste bonaerense por ejemplo, lo que está ocurriendo es lo que se conoce como erosión eólica, que ocasiona la pérdida de la parte más productiva del suelo: el horizonte A. Cuando se hace un mal uso de este recurso los problemas que terminan afectando la futura producción de alimentos son muy importantes”.

La degradación de los suelos es un tema que ha ocupado, particularmente a la Región Sudeste del Ciafba, a partir del notorio incremento de labranzas.

“Notamos que se está registrando una importante erosión eólica en el oeste y, en algunos lugares, mucho tiene que ver con cambios drásticos en el uso y el manejo del suelo. Sin embargo, el fenómeno no sólo se debe a este tema si no que, ante el aumento de la problemática de malezas resistentes, muchos productores creen que la solución es la labranza”, advierte el Ing. Repetto (a la hora de poner negro sobre blanco).

El sudoeste bonaerense posee un régimen de lluvias de alrededor de 650 milímetros al año, pero en los últimos tiempos apenas llega a los 600mm, con todo lo que representa cuando la aplicación de prácticas agrícolas inadecuadas concluyen, en la mayoría de los casos, en repetidas imágenes de campos volados y de rutas intransitables en zonas caracterizadas, también, por frecuentes fuertes vientos.

“Esto es preocupante y, si bien no es algo nuevo, se trata de un problema que se viene agravando en las últimas campañas por cambios en la salud del suelo, asociados con la compactación y el contenido de materia orgánica. Todos los agrónomos que estudiamos edafología y manejo y conservación en la facultad sabemos que la erosión es perjudicial y que recuperar un suelo lleva muchos años. Mas: en la mayoría de los casos el daño es irreversible”, explica.

Ing. Agr. Horacio Repetto (MP 00146), del Colegio de Ingenieros Agrónomos y Forestales de la Provincia de Buenos Aires (Ciafba).

Asimismo, el Ing. Repetto sostiene que un suelo sano es aquel que tiene la correcta cantidad de organismos que interaccionan y le dan vida y que para eso es necesario que sus características físicas y químicas se mantengan en buen estado. “¿Por qué? Porque el suelo no es sólo un sustrato, sino que, justamente, representa la vida y lo ideal es que se mantenga con raíces vivas durante la mayor parte del tiempo. Eso es lo que ayuda a que interaccionen todos los microorganismos de la mejor manera, desde hongos, bacterias y microfauna, entre otros, dentro de un ambiente edáfico propicio”.

¿Qué se hará? Desde la Ciafba, cuanto menos, empezarán a trabajar acerca del tema. ¿Alcanza? No. Es necesario también que haya una mayor concientización acerca de la problemática, siempre pensando en la fortaleza de un país que genera alimentos para todo el mundo (y que no hacerlo se convertiría en una debilidad).

Fuente: Guillermo D. Rueda, diario La Nueva., de Bahía Blanca

Fotos de erosión: Alejandro Pezzola / INTA Hilario Ascasubi

Tal vez te interese:

INTA y Hereford: compromiso para medir la huella de carbono

Con el propósito de caracterizar la huella de carbono hasta la tranquera de los establecimientos, se firmó un acta de

Read More...

Martín Fierro Federal: Gente de Campo volvió a ganar en la sección agropecuaria

En coincidencia con el décimo aniversario desde la creación de Gente de Campo, el productor agropecuario, periodista (de la

Read More...

IPCVA: El Punto de Encuentro Joven se hará por primera vez en Bahía Blanca

Una de las novedades más convocantes que realiza el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina se desarrollará

Read More...

Mobile Sliding Menu